No estás conectado. Conéctate o registrate

Incredible crush, Imposible love

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Ir abajo  Mensaje [Página 2 de 5.]

1 Incredible crush, Imposible love el Sáb Ene 22, 2011 6:39 pm

Recuerdo del primer mensaje :

PRIMER CAPITULO
Locos Sueños

Abrí los ojos.

Era la décima vez en la noche, ¿o era ya de día?, que abría los ojos. Di vuelta en la cama, viendo hacia el techo sin mirar. No sé porque no podía dormir. El mismo sueño rondaba mi cabeza cada vez que cerraba los ojos, pero se preguntaran ¿qué tiene de especial?, pues la respuesta es simple; NADA. No era una pesadilla, era solo un sueño simple, común y sin sentido. Tan simple que no me dejaba dormir.

Voltee a ver el reloj, marcaba la 4:38, faltaban 2 horas para que sonara el despertador. Volví a cerrar los ojos en un intento de recuperar el sueño perdido. Cuando estaba entrando en un sueño profundo me di cuenta que ya era demasiado tarde, el mismo sueño estaba comenzando…

<< Mi familia se encuentra sentada en la recepción de un hotel. Todos estamos riendo de los malos chistes de mi hermano, era algo muy bonito sobre todo porque se estaban presentes mis abuelos, y ellos habían muerto años atrás en un accidente de carro. Todo era perfecto, hasta el momento en el que repentinamente todo desaparece. Todo. No hay rastro alguno del hotel, de las risas de mi familia, de nada. Un árbol aparece frente a mi; volteo a ver hacia todos los lados, árboles, ¿qué no había nada más? Y luego despertaba. >>

Volvía a abrir mis ojos, ahora por onceava vez.

11, ese era el número de veces que había soñado lo mismo… y en la misma noche, ¿era eso posible?

Suspire, con ese suspiro me rendía a tratar de dormir de nuevo. Me levante de la cama, una pequeña luz salía del reloj, que marcaba las 5:15, pero no era la suficiente para que viera bien

-¡Ouch¡ -

Me había golpeado el pie con la cama, comencé a saltar por la habitación con mi pie en el aire. Como pude llegue a la pared donde estaba el interruptor y encendí la luz; mire mi pie que estaba algo rojo pero el golpe no había sido muy duro.

Baje mi pie y me dirigí a mi guardarropa a buscar mi uniforme escolar; una falda hasta la rodilla de cuadros azules y blancos con una blusa polo blanca sobre la falda y un jumper con el escudo del colegio, las calcetas eran opcionales: altas o bajas y zapatos negros.

Para muchos de mi salón usar uniforme era el calvario, pero no lo era para mí, era la excusa perfecta para no ir de compras con mi madre y para no tener que sentarme cada día antes de ir al colegio a buscar el atuendo “perfecto”.

Cuando termine de arreglar mi uniforme me dirigí al baño, prendí la regadera y espere a que el agua se calentara. La ducha me sirvió de mucho, relajo cada uno de mis músculos relajándome a mí con ellos.

Salí de la regadera y me envolví con una toalla, pero me quede quieta sintiendo como mis parpados se cerraban, increíble lo que me hacía una noche sin dormir, pero ya no tenía tiempo de dormir y menos de ducharme de nuevo para que se me quitara el sueño.

Tal vez en clases podría dormir. En geografía, hoy la Sra. Jules nos daría el contenido del nuevo semestre y además ¿a quién le gusta la geografía?, a mí no, aprender sobre países que nunca visitare no era lo que más me gustaba. Definitivamente en geografía me “echaría” una siesta.

Salí del baño y vi que el reloj marcaba las 6:03, me vestí lo más rápido que pude me había tardado demasiado bañándome y todavía tenía que arreglar mi mochila y preparar mi desayuno.

Salí de mi cuarto y baje las gradas de dos en dos, iba camino a la cocina cuando vi algo moverse en la sala. Cuando entre a la sala un libro se estaba moviendo del sillón a la librera, una escoba barría el cereal que estaba en el piso mientras la aspiradora lo recogía. Alguien ya estaba despierto y estaba limpiando la sala, más bien, había lanzado un hechizo para que los objetos limpiaran la sala.

Y yo sabía quién era ese alguien, me esperaba una larga plática en la cocina.

Era mi madre


------------------------------------------------

ok, este es el primer capítulo de la historia...
acepto sus sugerencias, comentarios o que me digan que ya no suba
Espero les guste Smile

besos
::Marielos::



Última edición por marielos56 el Dom Feb 05, 2012 4:02 pm, editado 1 vez



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

26 Re: Incredible crush, Imposible love el Lun Ene 24, 2011 6:48 pm

gracias sher Very Happy en serio cuando uno lee cosas así como que les gusta los animos suben... pronto subire capitulo



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

27 Re: Incredible crush, Imposible love el Lun Ene 24, 2011 6:51 pm

puntitos para tí por escribir tan bien cheers

Ver perfil de usuario

28 Re: Incredible crush, Imposible love el Lun Ene 24, 2011 6:51 pm

haha gracias sher Smile



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

29 Re: Incredible crush, Imposible love el Mar Ene 25, 2011 8:08 am

cierto puntitos pa marielos !!!

Ver perfil de usuario

30 Re: Incredible crush, Imposible love el Miér Ene 26, 2011 9:35 pm

TERCER CAPITULO
Hallazgos

Nunca había estado más feliz de estar en el colegio que hoy. Todos los días iba por Alex, mi mejor amiga, a su casa pero hoy tuve que esperar 30 minutos por que había llegado demasiado temprano. Cuando Alex me abrió la puerta me vio sorprendida pero no dijo nada al verme detenidamente solo me dejo entrar pidiéndome que esperara un momento por ella a lo cual solo asentí. No sé cuál era mi expresión pero seguramente no era muy buena.

En todo el camino Alex y yo íbamos en un incomodo silencio, ella sabía que necesitaba tiempo, no sabía el por qué de mi extraña actitud, pero aún así me dio mi espacio. Alex ha sido mi amiga desde que tengo conocimiento, su mamá y la mía fueron al curso de embarazo juntas y como vivíamos cerca su amistad continuo después del embarazo. Uniéndonos a Alex y a mí también. Hemos ido a la misma escuela desde los 4 años nunca nos separamos; en el segundo año de primaria un nuevo niño llego al salón, John, se volvió inmediatamente nuestro amigo y estudia también con nosotras en la secundaria.

Cuando llegue al colegio me fui directamente a mi clase sin despedirme de Alex, quería estar sola ahora y Alex se miraba algo preocupada por mí pero no le podía decir nada de lo que pasaba. Entre al salón de Biología, me senté en mi asiento habitual y me desconecte de la clase y de los que me rodeaban, los recuerdos de la conversación, si es que se le puede decir conversación, que había tenido con mi madre llenaron mi mente…

<
Me dije a mi misma que todo estaba bien y me dirigí a la refrigeradora a buscar los ingredientes para hacer mi desayuno, pero me detuve al ver un hot cake sirviéndose en un plato y jugo de naranja en un vaso
-Tú desayuno- me dijo señalando la comida.
-Gracias- le dije sentándome en una silla. Esto se estaba poniendo raro usualmente yo hacía mi propio desayuno porque ella estaba dormida o no estaba en casa. Comencé a comer viendo a veces a mi madre, parecía perdida en sus pensamientos pero un rasgo de preocupación se mostraba en su cara.

Termine de comer y ella seguía sentada allí, sin decir nada, solo parpadeando de vez en cuando. Todo estaba en silenció y como todavía tenía algo de tiempo por haberme despertado tan temprano una conversación con ella no sería problema.

-¿Qué pasa?- le pregunte, pero no me escucho- ¿Mamá?- volví a preguntar, estaba vez reacciono.
- ¿Preguntaste algo?- me dijo casi en un susurro.
- Si, te pregunte ¿Qué pasa?, pareces algo preocupada- bajo la mirada, se paro y se dirigió a la cocina. Me estaba comenzando a preocupar, ¿Qué diablos está pasando? Cuando regreso a la cocina traía un vaso con agua en su mano. Ok. Esto no podía ser más raro ya. Si hubiera querido agua un movimiento a su varita le hubiera traído un poco, como ella siempre decía -“Si lo tienes úsalo”- siempre reía cuando la oía decir eso, normalmente esa frase se oye en las películas donde una mujer con un cuerpo de súper modelo quiere conquistar a un hombre o algo así.

Se volvió a sentar y me vio directamente a los ojos sin decir nada, sus ojos eran de un color verde oscuro algo raro pero muy bonito, tomo agua sin despegar su mirada de la mía, bajo el vaso y lo puso en la mesa. El tiempo seguía pasando y ninguna decía nada, ya no podía seguir con la duda así que hable.

-Mamá, ¿qué pasa? ¿Es algo malo?- No respondió mi pregunta, seguía sentada allí solo viéndome, cada minuto que pasaba me preocupaba más. Una idea de que podía ser se alojo en mi cabeza- ¿Es algo de papá, verdad?

Mi padre estaba en la búsqueda que algunos hechiceros habían comenzado el año pasado. Se había ido desde hace dos meses, llamaba cada vez que podía pero algunas veces no recibíamos noticias del él en un largo tiempo. La última vez que llamo fue 2 semanas atrás, mamá había contestado el teléfono cuando se lo pedí para hablar con él colgó repentinamente y me dijo que estaba ocupado y no podía hablar mucho.
Algo le había dicho mi padre y no me quería decir nada, pero hoy no se salvaría de ello.

Suspiro y desvió su mirada hacia la mesa, sus dedos se movían inquietamente en la mesa haciendo mucho ruido…

-No- dijo tranquilamente- si tiene que ver con tu padre pero no es nada malo… o eso espero- eso esperaba… ¿qué significaba eso?- hace unos días cuando tu padre llamó no era para saludarnos, era para decirnos que habían encontrado rastros de… - parecía que no podía decir la palabra como si le tuviera miedo, suspiro y siguió hablando- …encontraron rastro… de vampiros aquí… en la ciudad.

Me quede congelada al escuchar eso, mi cerebro había dejado de funcionar y no lograba reaccionar. Minutos después las palabras comenzaron a procesarse en mi cabeza. Vampiros. Por eso no me quería decir nada, si habían encontrado rastros en la ciudad, quería decir que estaban cerca y se querrían vengar de mis padres.

Hace más de 15 años las noticias en todo el mundo eran las mismas, reportaban incendios forestales caudados por tormentas eléctricas, pero la realidad era otra una que las personas normales no podían saber, los hechiceros de todo el mundo se habían unido para aniquilar a los vampiros. Mi padre siempre que me contaba la historia me decía que los vampiros eran unas criaturas monstruosas que mataban a el primero que se cruzara en su camino, que eran muy peligrosos y los habían matado por protegernos a nosotros y a los humanos. Había sido un “bien comunal” decía él. Pero al parecer no los habían eliminado a todos como creíamos y ahora querrían venganza por eso estaban aquí.

Mi madre y yo seguíamos en silencio, tenía muchas dudas que aclarar y cuando abrí mi boca para hablar mi silla se balanceo un poco, me agarre a los lados de ella pensando que me iba a caer pero la silla se comenzó a arrastrar hacia la puerta no podía bajarme de ella estaba pegada, mi bolsón estaba esperándome en el aire. La puerta se abrió y salí de la casa, más bien fui tirada fuera de la casa, mi bolsón calló en mis piernas. Mi madre apareció en la puerta y me dijo- Te veo más tarde Melisa, pórtate bien, vas a llegar tarde si no te vas ahora- >>


Era claro que no quería hablar conmigo.
El día paso muy rápido, me movía de una clase a otra lo más rápido que mis piernas podían, evite a Alex, a John y a cualquiera que me hablara todo el día. No preste atención algunas a las clases, mi mente estaba muy ocupada. Me salté el almuerzo y me había ido al baño a esperar que la siguiente clase comenzara. Era patético.

Faltaba una clase para que se acabara el día e iría a casa a hablar con mi madre. Entre en el salón de Historia, me sorprendí al ver a Alex al lado de mi pupitre esperándome. Baje mi mirada y seguí caminando maldiciéndome internamente por haber olvidado que teníamos esta clase juntas. Me senté y puse mis cosas debajo de mi pupitre. Suspire, de esta no me salvaba.

Subí mi mirada hacia Alex y me encontré con unos furiosos ojos azules.

-Hola- dije sin saber que otra cosa decir, no podía decirle “Perdón por evadirte todo el día pero me entere que unos vampiros quieren matar a mis padres porque son hechiceros”, era ilógico y seguramente me mandaría a la enfermería para que me revisaran.

-¿Hola?, eso es todo lo que tienes para decirme, después de que me evadiste todo el día y te desapareciste en el almuerzo, ¿hola?- estaba más enojada de los que creía, se cruzó de brazos esperando mi respuesta. Tragué saliva sabiendo que no iba a ser fácil.

-Perdón- comencé- por evadirte todo el día, quería estar sola y no quería que te preocuparas por mis problemas, - uno muy grande por cierto-lo siento.

No sabía que más decir pero eso fue suficiente para que me perdonara, se sentó frente a mí, la furia de sus ojos había sido cambiada por preocupación.

-Estas bien, te entiendo yo también querría estar sola si tuviera un problema- me abrazo muy fuerte demostrándome su cariño y apoyo.
-Gracias-
-¿Qué te paso?- pregunta errónea, no me gustaba mentirle pero no tenía otra opción.
-Solo me pelee con mi mamá, nada importante creo que estoy haciendo mucho drama de esto- no era todo una mentira, prácticamente si me había peleado con ella, traté de sonar lo más sincera que podía, funcionó.
-Que mal, espero que arreglen las cosas- le sonreí esperando lo mismo que ella.
Ya iba a comenzar la clase, el profesor ya había entrado a la clase pero estaba arreglando unos papeles y todos seguíamos hablando.

-¿Vas a ir con nosotras a la cafetería hoy?- preguntó, todas las tardes íbamos a la cafetería que esta frente al colegio, era un lugar muy humilde y casi siempre estaba vacía por eso nos gustaba ir.

-Si-

-Genial- se levanto del asiento y me abrazó de nuevo antes de dar la vuelta e irse a su lugar. La clase comenzó e inmediatamente me desconecté de ella, solo oyendo una que otra palabra. Tenía mucho en lo que pensar.


----------------------
Chicas, aqui el tercer capítulo
Ojala les guste Very Happy
Graacias por lo comentarios
y los puntitos :linda:


Besos y Abraxos...
::Marielos::



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

31 Re: Incredible crush, Imposible love el Jue Ene 27, 2011 9:54 am

me gusto muchooo !

Ver perfil de usuario

32 Re: Incredible crush, Imposible love el Jue Ene 27, 2011 7:50 pm

gracias Maii¡!
que bien que te gusto Very Happy



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

33 Re: Incredible crush, Imposible love el Vie Ene 28, 2011 5:14 pm

de nada .. y el tercero?? jaja re emocionada ya !

Ver perfil de usuario

34 Re: Incredible crush, Imposible love el Vie Ene 28, 2011 7:09 pm

jaja Maii creo que te refieres al cuarto hahaha, pronto lo subire Very Happy



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

35 Re: Incredible crush, Imposible love el Vie Ene 28, 2011 9:37 pm

sii !! jaja .. el cuartooo !! hunmm .. no te tardes !
ak .. FAN NUMBER ONE !! MEEEE !!!

Ver perfil de usuario

36 Re: Incredible crush, Imposible love el Sáb Ene 29, 2011 5:49 pm

ok pronto lo subire... es que no lo he terminado pero ya casi esta listo....

Maii el puesto de NUMBER 1 FAN es solo tuyo haha gracias por leer



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

37 Re: Incredible crush, Imposible love el Sáb Ene 29, 2011 10:23 pm

*O*!!! MAri no sabia que tenias un fic xD!!! pero ya ando por aqui e.e asi que... tenme miedo muahahaha xDDDDDDDDDDDD me lo leere *O*!!!






Quejas, Sugerencias, Todas Por Favor Pasar Al Tema De "Culpa a Evi" y ahí lo leeré

Ver perfil de usuario http://amandoloslibroscreandouno.blogspot.com/

38 Re: Incredible crush, Imposible love el Dom Ene 30, 2011 9:09 pm

nooo Evi Sad
hehe que te pareció¿?



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

39 Re: Incredible crush, Imposible love el Lun Ene 31, 2011 10:06 pm

Capítulo Cuatro Parte 1:
Encuentro con el amor de… lo que sea que tengo.

-Gracias- dijo un cliente dejando el dinero en la mesa, le di la mejor sonrisa que pude pero no lo convenció mucho. Salió de la cafetería haciendo sonar la campana que había en la puerta.

¡Hoy ha sido el día más aburrido de mi existencia!

Me senté en el banquito que estaba detrás de mí, lo había logrado calentar con mi frío cuerpo por todo el tiempo que llevo entado aquí. Ya no tenía nada que hacer, limpie la barra 5 veces, lave las pocas tazas y platos sucios y aún así había tenido tiempo de sobra.

Seis personas han pasado por la puerta del frente para comprar algo, pedían un café, algunos un pedazo de pie, comían, pagaban y se iban. El gordo Joe, dueño de la cafetería, me había dicho que así era siempre a lo cual le pregunte por qué seguía abriendo, su respuesta me impacto, me dijo que no era por dinero, tenía lo suficiente para sobrevivir. Desde que era joven había trabajado pero ahora a sus 58 años nadie lo contrataba por lo cual se júbilo.

Su esposa había muerto dos años atrás, tenía tres hijos pero ninguno de ellos lo llamaba más de una vez por mes, si tenía suerte, no tenía a nadie más en el mundo. Cayó en una depresión y estuvo a punto de morir pero un día noto su situación y cambio lo que pudo. El dolor por su perdida y su soledad sigue allí pero aún así es feliz. Había logrado cumplir la mayoría de sus sueños y metas, encontró el amor de su vida y tuvo grandiosos hijos con ella. Ahora solo esperaba el momento de un nuevo comienzo, la muerte, eso era para él algo nuevo que experimentar.

-“Si tan solo supiera”- me dije a mí mismo. He vivido más que él y nunca he tenido nada de todo eso. No he tenido hijos, aunque por supuesto nunca los tendré, no he cumplido mis sueños, no es que tenga alguno interesante pero no los he cumplido. Pero sobre todo no he encontrado el AMOR.

Desde mi nacimiento como vampiro había creído que Claire era la “indicada” pero estaba muy equivocado, la respetaba, admiraba y quería pero solo eso no la…amaba.

Miles de documentos, libros, revistas, etc. han pasado por mis manos sobre el amor pero aún así no sé que es. Se dice que es cuando una personas da todo por
La felicidad del amado o cuando los problemas de este importan más que los propios. Por ello me di cuenta que no amaba a Claire, nunca me importaron sus problemas ni que fuera feliz, la trataba de proteger y ayudar pero cuando se trataba de sus cosas personales era el primero en huir de allí.

La campana de la entrada sonó indicando la estrada de un cliente.

Eran tres chicas con uniforme, tal vez son de las que Joe me había hablado que llegaban todos los días después del horario de clases a comer algo.

Las comencé a examinar una por una, la del extremo izquierdo era alta, de tez algo blanca, pelo rojizo y ojos azules; la del otro extremo, era de una estatura media en comparación con la anterior, tez morena, pelo café y ojos café claro.

Voltee mi vista hacia la otra chica para examinarla y al verla sentí como todo se congelaba, el tiempo paro, todo se detuvo, las aves dejaron de cantar para darle paso a un coro de ángeles, permitiéndome apreciar lo que tenía delante de mí…

--------------------------
Aquí esta la primera parte del capítulo cuatro
ojala les guste...



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

40 Re: Incredible crush, Imposible love el Mar Feb 01, 2011 1:07 pm

En la parte mas importante paras!!! MALA!!
QUIERO LA SEGUNDA PARTE!!!! JAJA
me encanto

Ver perfil de usuario

41 Re: Incredible crush, Imposible love el Mar Feb 01, 2011 6:33 pm

gracias Maiiken pronto subire capitulo....



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

42 Re: Incredible crush, Imposible love el Miér Feb 02, 2011 3:09 pm

estare esperando!

Ver perfil de usuario

43 Re: Incredible crush, Imposible love el Jue Feb 03, 2011 11:35 am

Me leí hasta el capi 2 y me gusto Wink
puntitos para ti xD
luego me leo el resto ahorita me voy a cuidar a mi her xD

Ver perfil de usuario

44 Re: Incredible crush, Imposible love el Jue Feb 03, 2011 12:41 pm

estaba leyendo el capi 4 y "algunos un pedazo de pie" jajajajaja no pude evitar reirme xD
lalala espero la conti xD

Ver perfil de usuario

45 Re: Incredible crush, Imposible love el Jue Feb 03, 2011 5:20 pm

hehe que bien que te guste criss, hehe si se lee chistoso "un pedazo de pie" ... pronto subo la continuación Very Happy



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

46 Re: Incredible crush, Imposible love el Sáb Mar 12, 2011 4:51 pm

Hola¡!
aquí esta la segunda parte del capítulo 4 no es muy larga, creo que no es ni una hoja de Word pero para compensar subire el capítulo 5 también, espero que les guste chicas¡!......

-------------------------------------------------------------

Capítulo Cuatro
Encuentro con el amor de… lo que sea que tengo. Parte II

Estaba viendo bien o era solo un engaño de mi imaginación, cerré mis ojos y los frote con mis manos como cuando uno trata de sacarse el sueño… tal vez era eso solo un sueño. Los abrí lo más lento que pude deseando con todo mí ser que ella estuviera allí, los termine de abrir y una sonrisa se expandió por toda mi cara. Era la primera vez que sonreía verdaderamente en…pues… mucho tiempo. Ella si existía, estaba allí parada frente a mí con sus amigas, no era un sueño o mi imaginación.

Hace mucho tiempo, hubo una época en la que deje de creer en Dios, los ángeles y el cielo. Pero no sabía lo equivocado que estaba. En ese momento estaba viendo a un… ángel, eso era ella, nunca había visto a una creatura tan hermosa, estaba en el cielo puro y no quería bajar de allí nunca.
Ella era perfecta, sus cabellos negros cayendo en suaves ondas sobre sus hombros, su pequeña nariz redondeada, sus labios de un rosa pálido, sus delicados brazos y sus profundos ojos color negro.

Las tres chicas se acercaron a la barra buscando a alguien para ordenar, me iba a poner de pie para atenderlas pero sentí algo en mi pecho, mire hacia abajo buscando la causa pero no había nada, subí mi mirada y me tope con sus ojos… ¡me estaba viendo! volví a sentir un golpe en mi pecho ¿Qué era eso? Lo ignore y me puse de de pie.

----------------------------------------------------------------------------

Capítulo Cinco
¿Enamorada? ¿YO?...tal vez

¡Vamos, vamos, vamos!- Alex me llevaba saltando agarrada de las dos manos camino a la cafetería. Estos eran los momentos en los que notaba que su amistad era verdadera. Ella estaba intentando subirme el ánimo junto con Andrea, otra amiga del instituto, que iba detrás de nosotros riendo y negando con la cabeza al ver el ánimo de Alex.

La cafetería quedaba frente al colegio, por fuera se miraba vieja y fea pero en realidad era un lugar muy amplio, cómodo y estaba decorado como en la época de los 60, algo que me gustaba mucho, pero siempre estaba vacío. Nosotras éramos unas de las pocas personas que verdaderamente la conocían. El dueño era “el gordo” Joe, un hombre viudo de más de 70 años, era muy amable y siempre estaba feliz aunque fuera el día más triste y feo del año.

Entramos haciendo sonar la campana que había al lado de la puerta, se oía de fondo una canción de Elvis, las favoritas del gordo Joe, no recordaba haberla escuchado alguna vez, tal vez era un disco nuevo.

Alex me soltó las manos y comenzó a saltar hacía la mesa del fondo, suspire, tendría que hablar con su madre por la dosis de azúcar que estaba comiendo. Negué con la cabeza y la seguí a la mesa viendo hacía el suelo, después de dar unos pasos me choqué con algo… o alguien, mire hacia arriba y vi a Alex inmóvil y con la boca abierta, extrañada pase mi mano frente a su cara pero no reacciono, seguí la dirección de su mirada.
Sonreí al ver el motivo de la reacción de Alex, frente a nosotros estaba un chico, uno muy guapo podría decir, como esos que solo se encuentran en una revista. Comencé a examinarlo detenidamente, su cabello era negro con algunos reflejos… ¿azules?, estaba sentado pero a simple vista se miraba que era alto, un poco musculoso, su piel era muy pálida pero hacia contraste con su cabello. Era simplemente hermoso. Esperen un momento, ¿acaso yo dije que era… hermoso? El chico subió la vista hacia nosotras, sus ojos eran grises con un poco de verde a los lados, me hundí en ellos sintiendo como si estuviera derritiéndome por dentro lentamente.

No sé cuánto tiempo estuve pegada a sus ojos, Alex me golpeo suavemente con su codo haciéndome volver a la tierra. Bajé la vista y sentí como algo caliente inundaba mi cara lentamente. ¡Me estaba ruborizando!...Esperen… esperen… ¿yo…me ruboricé… viendo al… chico? La última vez que me había pasado eso fue… hace más de 3 años cuando un niño me invito a bailar -¿Qué diablos me está pasando?- pensé...

-¡Auch!-salté hacia un lado cuando Alex me golpeo de nuevo pero estaba vez había sido muy duro, la vi con la cara más furiosa que tenía pero ella tenía en su cara una patética sonrisa- ¿Qué?- le pregunté, me estaba viendo de una forma muy extraña.
-Nada- fue su única respuesta.
-Chicas, ¿van a ordenar algo?- nos pregunto Andrea, ambas la volteamos a ver, estaba recargada en la barra viéndonos, no se había dado cuenta del chico que estaba parado junto a ella.

Use toda mi fuerza de voluntad para no ver al chico al lado de Andrea, estaba segura de que me perdería en sus ojos de nuevo y él pensaría en lo rara que soy.
-“¿Qué importa lo que piense él?”- dijo una vocecita en mi interior, tenía razón, ¿Qué importaba? Subí mi vista hacía el, arrepintiéndome instantáneamente, me tope con sus bellos ojos examinándome, un calor se esparció por mi mejillas.

Increíble, hace más de tres años que no me ruborizaba y ahora en menos de 20 minutos me ruboricé dos veces, ¡Genial!

Desvié mi mirada, avergonzada, lo más rápido que pude hacia Andrea que nos seguía viendo esperando una respuesta. Me aclare la garganta, no estaba segura de poder hablar sin que mi voz temblase. – Solo una soda, por favor- le dije a Andrea con una sonrisa. Di media vuelta y me dirigí a la mesa más lejana de la barra limpiando mis sudorosas manos. Llegué a la mesa y me senté dando la espalda a la barra, lo que me hacía imposible ver al chico, justo lo que necesitaba. Puse mis manos sobre la mesa jugando con mis dedos- “envuelve, desenvuelve”- era lo único que pasaba por mi cabeza, tratando de no pensar en él.

Después de unos minutos sentí a alguien sentándose, levante la vista y vi que Alex y Andrea estaban sentándose hablando muy bajo, lo cual no me dejaba oír lo que decían. Siguieron hablando unos minutos más ignorándome hasta que desesperadamente me aclaré la garganta para que me dijeran que era tan interesante que las tenía hablando tanto. Voltearon a verme y solo me sonrieron, Alex hizo una seña con su dedo indicándome que esperara volviendo a su plática.

Furiosa me levante de la mesa y fui al baño. Yo sé que me estaba comportando como una bebe a la cual no le ponen atención, pero este no había sido el mejor día de mi vida que digamos y habíamos venido aquí para “subirme el ánimo” pero lo único que lograron fue hacerme enojar. Entre al baño cerrando la puerta detrás de mí furiosamente, me senté en el piso recargando mi espalda contra la puerta, cerré los ojos esperando que la tranquilidad volviera a mí pero me sorprendí al ver unos ojos grises con destellos verdes observándome en vez de ver la oscuridad, frote fuertemente mis ojos tratando de borrar esa imagen. Suspire frustradamente cuando abrí mis ojos, ¿qué me hizo ese chico?, ¿por qué no podía dejar de pensar en él? Pero lo más importante ¿quién era ese chico?...

Minutos después me levante del suelo, ya estaba más calmada y seguramente Alex y Andrea habían terminado de hablar. Me acerque a él lavamanos, me vi en el espejo, había unas pequeñas sombras debajo de mis ojos por la falta de sueño pero nada parecía distinto, lave mis manos y salí del baño cerrando la puerta suavemente, ella no tenía la culpa de mi locura- “¿Te diste cuenta de que te preocupaste por una puerta?”- dijo la vocecita en mi interior, me reí, tenía razón, cada día estaba más loca.
Camine hacia la mesa. Ellas estaban allí, en silencio, al parecer ya habían terminado su comida. Me senté frente a ellas, mi soda estaba allí la agarré y tome un poco de ella. Suspire y levante mi vista hacia ella, ambas me estaban viendo con una sonrisa en sus labios y una disculpa en sus miradas. Sonreí, yo también tenía que disculparme, me había comportado de una mala manera.

-¿Dónde estabas?- me pregunto Andrea, rodé mis ojos y una pequeña risita se me escapo, no creo que podría esconderme aquí o sea que el único lugar en el que podría estar sería el baño. Ambas me vieron confundidas, negué con la cabeza y volví a reírme. -¿Por qué te ríes?- pregunto Andrea, su voz sonaba preocupada, pare de reírme y las observe detenidamente. Negué con la cabeza de nuevo.

-Por nada- le conteste, le sonreí para que no se preocupara- estaba en el baño- me vieron por unos segundos, se encogieron de hombros al mismo tiempo.

-Te tardaste mucho- dijo Alex, ya más tranquila, antes de beber de su café. Me encogí de hombros y tome un poco de mi soda desviando la vista. Un gran error. Vi a el chico limpiando la barra distraídamente, detuve mi mirada en el por mucho tiempo, no parecía consciente de que lo estaba viendo. -¿Mell? – me llamó Alex. Voltee hacia ella y sonreí avergonzadamente…

Estuvimos media hora más en la cafetería, se estaba haciendo tarde y todavía tenía que hablar con mi madre, suspire al pensar en ello. –Ya nos tenemos que ir- les dije, asintieron y nos levantamos de la mesa, teníamos que pagar y luego nos iríamos. Camine lentamente hacia la caja sabiendo que me iba a encontrar con él.
-Venimos a pagar- dije cuando llegamos a la caja, no había nadie cerca, vi hacia todos lados buscando a alguien. De repente una cabeza se asomó por la puerta de la cocina, era él, mi corazón comenzó a latir más rápido de lo que debía y un calor que me quemaba se esparció por toda mi cara, todo solo en el segundo en el que lo vi, su pelo caía hacía un lado de su cara y nos miraba detenidamente. Baje mi mirada, el camino hacia la caja mientras se limpiaba las manos con una servilleta. Llegó frente a mí, me vio con una sonrisa burlona.-” ¿Qué se cree?”- grite en mi mente, aparentemente se dio cuenta que me…me gustaba. Le lance una mirada furiosa haciendo que su tonta sonrisa desapareciera, saque el dinero de mi cartera, se lo di sin siquiera dirigirle una sola palabra, el lo tomo y me dio mi recibo, se lo quite de las manos y di media vuelta. Salí de allí sin una despedida a mis amigas, cerré la puerta lo más fuerte que pude haciendo que la campanita de la puerta sonara muy fuerte, todos lo que pasaban por allí me voltearon a ver pero los ignore.

Camine lo más rápido que podía a mi casa, con un millón de palabras que nunca mencionaría volando por mi cabeza. Que tonta que había sido, un chico como él nunca me miraría a mí, solo estaba allí para que se burlara. Pues no le sería tan fácil. Llegue a mi casa, abrí la puerta y la cerré muy fuerte haciendo que los vidrios de ella temblaran, me dirigí a mi habitación dejando tiradas mis cosas por todo el camino, estaba subiendo las escaleras de dos en dos cuando oí a mi madre llamándome, había olvidado completamente que tenía que hablar con ella. No estaba de humor pero era algo necesario. Baje las escaleras pero ahora más lento, busque a mi madre en la cocina pero no estaba allí, fui al salón y me congele un momento al ver quien estaba allí….

---------------------------------------

buenop, aquñi estan los capítulo, espero que les guste
a sip en un rato subo de EL SR. DIARIO (Diario de Emmet Cullen)



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

47 Re: Incredible crush, Imposible love el Jue Abr 14, 2011 11:27 am

Hola!!! acabo de leer tu historia y esta buenisima!!!
espero que sigas, porque quiero saber quien esta en casa de Mell!!!

Ver perfil de usuario

48 Re: Incredible crush, Imposible love el Jue Abr 14, 2011 2:07 pm

Hola Nekane, eres nueva por aquí, verdad¿? Bienvenida si es así, Que bien que te haya gustado, aquí está la primera parte del sexto capítulo espero que te guste...
-----------------------------------------------------

SEXTO CAPITULO
¿Por qué cuando te encuentro te vas?
Ryan

¿Qué había pasado? Hace un momento ella estaba frente a mí, más roja que un tomate y luego solo había desaparecido dejando a sus amigas atrás sin siquiera despedirse. Trate de recordar porque se había ido…

<< -¿Cómo te llamas?- preguntó la chica que estaba parada frente a mí, volví mi vista hacia ella. La chica de ojos azules me miraba con una gran sonrisa rebosante de felicidad. Me encontraba tan perdido en mi mundo que reaccione segundos después que la pregunta era dirigida a mí. Parpadee y respire profundamente involuntariamente llenando mis pulmones de las fragancias humanas que llenaban el espacio. Intente no pensar en ello y respondí la pregunta de la chica.

-Ryan- dije secamente, me aclaré la garganta y le sonreí, pareció quedarse en shock por unos segundos pero recobró la compostura rápidamente respondiéndome débilmente la sonrisa.

-¿Eres el nuevo empleado de Joe?- pregunto la chica de ojos claros subiendo una ceja. Incline mi cabeza a un lado y la mire extrañado ¿porqué me estaban preguntando todo eso? Me encogí de hombros y solo asentí respondiendo su pregunta. Me sonrió, extendió su mano hasta dejarla frente a mí. Miré por unos segundos entre ella y su mano. Si le daba la mano sentiría el frío de mi piel, pensaría que soy raro, más de lo que parezco.

Suspire y extendí mi mano lentamente. Cuando mi fría mano chocó con la de ella un escalofrío recorrió mi cuerpo desde mi cabeza hasta mis pies, sentí como mi cara se descomponía formando una mueca de horror. La chica me miró asustada, el miedo se veía claro en sus ojos. Le estaba causando miedo a la chica, no era justo para ella.

Trate de componer mi expresión lo más que pude, le sonreí pidiéndole perdón con la mirada. Me miró extrañada por un momento pero la duda salió de sus ojos cuando soltó mi mano después de apretármela un poco.

-Me llamó Andrea- dijo la de ojos claros sonriéndome, suspire aliviado al ver que no dudaba de mí- ella es Alex- continuo, señalo a la de ojos azules, le sonreí a ¿Alex?, ella solo asintió. Mi vista viajo de ellas a la chica que estaba sentada en una mesa muy alejada dándome la espalda. La de ojos claros, Andrea, notó que la estaba viendo y sonrió- Y ella- dijo en un tono más bajo viendo hacia la que estaba sentada- es Melisa- le sonreí agradecidamente.

Melisa, Melisa, Melisa…

Su nombre era lo único que se repetía en mi mente una y otra vez. ¡Qué nombre tan hermoso!

Después de servirles sus pedidos no tenía nada más que hacer, intente con todas mis fuerzas no ver a Melisa, seguramente si lo hacía no podría ver hacia otro lado. Comencé a limpiar nuevamente el piso, aunque ya estaba brillante de tanto que lo limpiaba, cuando vi a Melisa levantarse precipitadamente de su asiento y dirigirse a el baño. No se dio cuenta que la estaba viendo. Voltee a ver a sus amigas con duda pero ellas estaban igual o más desconcertadas que yo. Seguí limpiando pero mi mente estaba trabajando increíblemente rápido intentado descifrar su comportamiento. Nunca antes me había gustado utilizar mis “súper” sentidos de vampiro, mucho menos oír conversaciones ajenas con mi gran audición pero ahora era necesario, necesitaba saber que le pasaba aunque fuera bueno a malo, lo necesitaba.

Deje la escoba al lado de la puerta y me dirigí a la parte trasera del restaurante, era una habitación que se utilizaba como cocina, allí estaban la refrigeradora, el horno, los aparatos eléctricos y todos los demás utensilios de cocina. Me senté en el único banco que había allí, cerré mis ojos e intente enfocar todos los sonidos que habían a mi alrededor. Lo primero que oí fueron los pájaros cantando y saltando de rama en rama, algunos carros pasando dos calles antes y unas hojas raspar el suelo cuando caían de un árbol. Estaba muy lejos de mi objetivo, suspire e intente de nuevo. Está vez me fue más fácil enfocarme solo en la cafetería…

-…no te creo- dijo Andrea a ¿Alex?
- Te lo estoy diciendo muy en serio, ¿acaso no viste como la miraba?- me sorprendió el oír esto, ¿se notaba tanto que la estaba viendo?
- Si, pero, ¿crees que está bien que hagamos eso?- me removí inquieto en la silla
-Si lo creo, tu y yo sabemos que Melisa no va a hacer nada, que mejor que una pequeña ayudita de nuestra parte-está bien, ahora si no entendía de que estaban hablando.
-…Pero…-
-No nada de pero, ¿estás dentro o estas fuera?- le pregunto Alex a Andrea…
---------------------------------------------------------
la segunda parte la subo en unos días...



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

49 Re: Incredible crush, Imposible love el Sáb Abr 16, 2011 9:18 am

Gracias Marie!!!!! me encanta!!! estare pendiente!! bss

PD: sip, soy nueva!!! XD

Ver perfil de usuario

50 Re: Incredible crush, Imposible love el Sáb Abr 16, 2011 7:55 pm

Hola otra vez¡!
aquí está la segunda parte del capítulo, espero que te guste, gracias por leer la historia, así, no te he visto por el otros lugares del foro Nekane, es muy divertido y no es por hacerle propaganda XD te invito a mi habitación para que molestemos o algo así Very Happy....

Feliz Día
saludos

----------------------------------------------------------
Planes Maléficos y Chicas Tontas
Capítulo Seis Parte Dos
Ryan


Oí un suspiro de Andrea, creo, pasaron varios segundos en los que solo el sonido del exterior se oía. Frustrado me levante de la silla y comencé a caminar de un lado a otro mordiéndome mis dedos porque ya ni uñas tenía.

-Bien- oí de repente decir a Andrea, Alex comenzó a saltar en su asiento, estaba aplaudiendo y riendo animadamente.

-ok, ok- comenzó a decir Alex cuando se logró calmar-tenemos que decidir cómo hacer que se encuentren “accidentalmente”- juró que casi podía ver su sonrisa con tan solo escuchar sus palabras- lo que podemos hacer es…-

-shhh- la interrumpió Andrea- ya viene Mel- oí como se acomodaban en sus asientos y hacían como que estaban comiendo ¿Por qué ahora que iban a decir su plan ella regresa? Enojado salí de la cocina y seguí limpiando. Cuando Melisa se sentó las chicas se pusieron a hablar con ella. Minutos después sentí a alguien viéndome, cuando levante la vista Melisa estaba volteando a ver a sus amigas con la cara cubierta de un adorable rojo, sonreí y Alex volteo a ver en mi dirección, moví mi vista hacía otro lado e hice como si estuviera concentrado limpiando…

-No la mires, no la mires-

Me decía a mi mismo una y otra vez, era más que imposible no hacerlo pero tenía que intentarlo. Deje la escoba en su lugar y me encerré de nuevo en la cocina, pero esta vez sin oír conversaciones ajenas. Lo único que quería era verla una y otra vez, acercarme a ella y hablarme, que me contara que estaba pensando y me dijera que…que me quería. Suspire fuertemente y golpee mi cabeza con mi mano – Me estoy poniendo muy cursi- pensé. Me acosté en el frío suelo aunque no tan frío como mi cuerpo, cerré mis ojos y puse mis manos sobre mi vientre -¿Qué me hizo esa chica?- grite en mi mente.

Pasaron varios minutos, aunque no sé cuantos, hasta que oí que el timbre de la caja estaba sonando pero estaba tan centrado en mis pensamientos que me costó abrir mis ojos y ordenarle a mis piernas que se movieran- Venimos a pagar- oí a una bella voz decir, definitivamente era ella, Melisa. Abrí la puerta de la cocina y saqué la mitad de mi cuerpo por ella, sonreí al verla buscándome, cuando me vio su cara se puso roja-roja, mucho más que un tomate. Salí completamente de la cocina con un trapo en las manos, camine hacia ella “limpiando” mis manos, intentaba que creyeran que estaba cocinando. Melisa levanto la vista y se topo con mi mirada lo que hizo que el rojo en su cara aumentara más. –Si así es como se pone cuando me mira, ya quiero saber cómo será cuando hablemos – pensé, mi sonrisa se torno burlona al oír mis pensamientos, yo ya estaba pensando en verla de nuevo e incluso en hablarle- pero valía la pena soñar ¿no?- pensé, volví a sonreír por mis pensamientos pero mi sonrisa fue borrada inmediatamente por la furia y el enojo que vi en los ojos de ella lo que hizo que se pusiera mucho más roja, si es que era posible, pero no por la razón que me hubiera gustado. Sacó el dinero de su billetera y lo extendió en mi dirección sin siquiera verme, lo tomé y lo metí en la caja cuando su recibo salió se lo di y ella sin más lo agarró y se giro en dirección a la puerta. Estaña en un gran shock que no pude reaccionar al verla caminar rápidamente a la puerta y somatarla cuando salió. Voltee a ver a sus amigas pero ella estaban igual de confundidas que yo, segundo después me sonrieron avergonzadas por la reacción de Melisa.>>

Y eso era todo, seguía sin entender, repentinamente todo en ella había sido llenado por la furia y luego ya no estaba más frente a mí. Rasque mi cabeza confundido y volví a repasar lo sucedido. Esperen, no…pero yo... ¡no!... cerré los ojos y mis manos fuertemente cuando la realidad me golpeo, -Pues sí, claro, eso fue lo que… ¡tonto, tonto, tonto!...- ¿Cómo puse haber sido tan tonto como para no darme cuenta? Recuerdan esa parte cuando sonreí burlonamente por mis locos pensamientos, ¿lo recuerdan? Pues si lo hacen grítenme, insúltenme, golpéenme y que se yo que otras cosas me podrían hacer pero háganlo por ser yo un tonto tan grande.

Melisa debió haber creído que me burlaba de ella y su sonrojo, nunca me burlaría de eso, no cuando ella se miraba tan hermosa y adorable cada vez que se sonrojaba y seguramente nunca más lo vería por mi estupidez.

-tonto, tonto, tonto, tonto…- seguía repitiéndose la palaba en mi cabeza una y otra vez mientras me pegaba con la mano.

Seguía pegándome en la cabeza cuando oí la campana de la entrada sonar informándome de un nuevo cliente, dos chicas entraron conversando, una de ellas era alta y rubia y la otra era igualmente alta pero su cabello era de un castaño claro.

-… ¿Por qué estamos aquí? Tan solo mira a tu alrededor y no encontraras nada bueno- rodé mis ojos e hice una mueca en su dirección, perfecto justo lo que necesitaba, dos chicas creídas.
-Tú sabes porque estamos aquí, esa niña Alex dijo que…-
-¿Y desde cuando tú- la interrumpió y la señalo haciendo énfasis en el tú- le haces caso a alguien como ella?- el ella lo dijo con desprecio e hizo una mueca que acompaño perfectamente su tono ¿Acaso estaban hablando de Alex la amiga de Melisa? Y si era así ¿Qué tenían que ver con ella?
-Yo- comenzó la chica señalándose- no le hago caso a ella- dijo lo último con despreció también- solo que cuando lo que dice está relacionado con un chico lindo-sonrió- me interesa mucho-

Me encogí en mi asiento, venía por mí, eso era seguro, porque no había otro chico por aquí, Alex les había hablado de… ¡mí!, ¿Qué hice mal para que las mandara a ¡ellas!? Me levante silenciosamente de la silla y comencé a caminar lentamente hacia atrás, cuando estaba ya cerca de la cocina me tope con unas ollas que habían al lado de la puerta ¡M@+/=?@;-! Las dos chicas voltearon a verme, primero asustadas por el ruido que había hecho pero luego su vista me recorrió de arriba hacia abajo varias veces, una sonrisa “seductora” (que en realidad me daba miedo) se esparció por sus rostros haciéndome temblar un poco. Comenzaron a caminar lentamente hacia mí, con cada paso que daban me sentía más y más acorralado ¿Por qué el gordo Joe decidió salir hoy? Cuando estaban lo suficientemente cerca de la barra me sonrieron y me saludaron con la mano, las salude igualmente pero mi sonrisa parecía más una mueca de miedo que sonrisa.
-¿Cómo te llamas?- pregunto la rubia, trague saliva y suspire frustradamente. ¡De esta no me escapaba!



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 2 de 5.]

Ir a la página : Precedente  1, 2, 3, 4, 5  Siguiente

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.