No estás conectado. Conéctate o registrate

Mental Allusion

Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

1 Mental Allusion el Sáb Abr 02, 2011 11:17 am

Bueno....aqui esta el inicio de mi fic, el primero que publico aqui. Espero que les guste, sino critiquen.



Ver perfil de usuario http://stories-of-a-dark-imagination.blogspot.com/

2 Re: Mental Allusion el Sáb Abr 02, 2011 11:19 am

CAPITULO 1
PESADILLA

Las sombras se cernían sobre mí, su repugnante aliento me asqueaba y provocaba la necesidad de vomitar, el aire a mí alrededor me oprimía los pulmones, yo solo quería irme y respirar, pero no podía, mis pies no respondían y mi garganta se negaba a gritar.

Una sombra extendió algo parecido a un brazo, hizo contacto con mi piel, él frío comenzaba a recorrer todo mi cuerpo. Mi cerebro palpitaba rápido y dolorosamente del mismo modo que mi corazón. Cerré los ojos, sentía el aliento de las sombras en mi nuca y algo helado deslizándose por mi columna, apreté con fuerza mi vestido azul, quería que llegara mi papá, él espantaría a las sombras, solo tendría que esperar, tal vez Mildred llegará pronto, las lagrimas se deslizaron por mi mejilla…..

Tic tic tic.

Respiré profundamente, alargué la mano y apagué mi alarma. Tercera pesadilla en una semana, tendría que hablar con Mildred o pedirle a papá otro régimen de “vitaminas”, como le gusta llamarle a mis drogas para la depresión. Mi padre es una reconocido psiquiatra y yo soy su hija loca, la cual se ha intentado suicidar 3 veces en los últimos 7 años, razón suficiente para atascarme de antidepresivos que nublan mi mente.

Me levanté sin prisa, al fin y al cabo tenía tiempo de sobra. Lavé mi cara y mis dientes, me detuve en mi reflejo, gigantes ojeras adornaban mis grandes ojos azules, sonreí, coloqué un poco de maquillaje hasta que se viera mi rostro normal, bueno, lo más normal que se puede con mi extraño cutis pálido.

Salí del baño, me dirigí al armario, el cual se podría decir era una habitación repleta de joyas, ropa, zapatos, diademas, broches, en resumen, todo lo que una adolescente necesita para sobrevivir.

Tomé mi horrible uniforme y me lo puse ahí mismo. Odiaba mi escuela, privada y llena de presumidos niños ricos, como yo, pero con insoportables actitudes, además de una tendencia hacia la crueldad.

Me veía tan bien como se podría con una blusa blanca almidonada, una falda n gris plisada, un jersey negro sin escudo; la escuela creía peligroso bordarlo en los uniformes por la posibilidad de un altercado contra el alumno, es decir, creían que nos robarían por estar en The Lincoln Private School, lo sé, que nombre tan original y creativo, también me había puesto unas botas converse en negro, esto no era estrictamente el uniforme, pero la escuela era un poco flexible por lo mucho que nuestros padres pagan.

Salí del armario, regresé al baño, abrí una de las gavetas que se encontraban debajo de mi lavabo, tomé una cinta amarilla y até mi espeso cabello negro en una cola floja. Mechones se resbalaron sobre mi cara, acomodé las mangas de mi jersey, las cuales eran un poco largas, pero perfectas para darme la seguridad que el corte de mis muñecas, recuerdo de mi segundo intento de suicidio, no se vería.

Bajé a la cocina, Mildred debía estar tomando un café y leyendo alguno de sus libros raros, ella era como mi madre, aunque la verdadera estaba en un hospital psiquiátrico.

─Corazón, Daniel llamó y me pidió que te rogara que pasaras por él. ─Anunció Mildred cuando yo entraba en la cocina.

─ ¿Qué le sucedió a su adorado y lujoso carro? ─Pregunté sirviéndome un poco de café.

─Me dijo, disculpa mi lenguaje, pero estoy usando sus palabras: “Me jo**, mi padre se lo regaló a Tommy.” ─Sonrió y tomó un sorbo de su taza.

─Ok, supongo que eso lo deja claro. ─Murmuré sentándome.

─Aun no puedo creer que Jonathan Bennett sea tan cruel con su hijo, es decir, Daniel solo es homosexual, es buen muchacho y muy inteligente, lo único que me parece incorrecto es su léxico, pero supongo que lo aprendió de Bennett.

Daniel es mi mejor amigo desde el jardín de niños, todo comenzó cuando me cayó jugo de uva en mi vestido, lloré y él me regaló un trozo de chocolate. Él “salió del closet” a los 15 años, su padre le retiró las tarjetas de crédito y lo echó de la casa por una semana, Danny vivió ese tiempo en mi habitación, él es inteligente y muy lindo con todos, pero aun así su padre lo desprecia, supongo que es por lo que los demás dirán sobre su hijo.

─ ¿Papá ya se despertó? ─Pregunté y terminé mi taza de café.

─No, esta descansando, ayer tuvo una sesión de emergencia a media noche, tiene el día libre, así que lo mas posible es que vayan a ver a tu madre y después tal ves te lleve a cenar. ─Respondió encogiéndose de hombros.

─Hoy le llevaré a mamá mi nueva pintura. ─Dije, me levanté y llevé mi taza al lavabo.

─Seria excelente. ─Dijo Mildred sonriéndome.

Mildred es muy hermosa, hace 8 años que llegó a casa, después de que mi madre fuera hospitalizada, tiene alrededor de 40 años o menos, tiene un bonito color miel de cabello y unos grandes ojos chocolate, además se ve muy joven y hace ejercicio todas las mañanas.

─Tengo que terminar de arreglarme y me voy. ─Murmuré, deposité un beso en su mejilla y salí de la cocina con dirección a mi habitación.

─Adiós, cariño. ─Gritó Mildred mientras subía las escaleras de mármol.

Cepillé mis dientes, tomé mi mochila, la colgué en mi hombro y salí de la habitación dirigiéndome al garaje en el primer piso. Entré, oprimí el botón de la alarma de mi auto para desconectarla. Ahí estaba mi precioso Mercedes negro, abrí la cortina del garaje e ingresé al auto.

Conduje hacia la salida, después me dirigí a la casa de Danny. Era otoño, así que las casas estaban adornadas de hojas secas, lo cual me deprimía, tenia que esperar hasta el almuerzo para tomar mis pastillas, en especial porque a esta hora me dormiría.

Sonó “Dog Days Are Over” como mi timbre de llamada, mientras sostenía el volante con la mano izquierda, busqué mi celular con la derecha en mi mochila. Saqué el IPhone, lo sostuve contra mi oreja con la mano izquierda.

─Hola. ─Murmuré al teléfono.

─Hola, Blake, ¿recibiste mi mensaje? ─Respondió la voz de Daniel.

─Si Danny, voy en camino.

─Bien, estoy afuera esperándote, no te tardes mucho Blakie, me molesta estar esperando como idiota. ─Dijo Daniel y colgó.

─Adiós a ti también. ─Dije enojada.

Aumenté un poco la velocidad y giré para entrar en la calle de la familia Bennett, enfrente de la mansión estaba mi mejor amigo caminando en círculos en la acera. Bajé la ventanilla del lado del copiloto y volteé a verlo.

─Buenos días, Danny. ─Saludé sonriendo.

─Buenos días, Blakie. ─Respondió entrando al carro.

─Así que esto será un habito ¿no? ─Pregunté doblando a la derecha.

─Supongo, odio los taxis. ─Dijo y comenzó a revisar mi mochila.

─Creo que hoy iré a visitar a mi mamá. ─Murmuré al cabo de unos segundos de silencio.

─ ¿Vas a llevar la pintura? ─Preguntó dejando a un lado mi mochila .

─Sip. ─Contesté.

Danny sabe del problema de mi madre, él me ha acompañado un par de veces a visitarla.

─Tuve otra vez la misma pesadilla. ─Murmuré con voz temblorosa.

─Blakie, relájate, no pienses que terminaras como tu madre. ─Respondió y acarició mi brazo.

─Ella comenzó así, es genético ¿lo sabes?

─No te ocurrirá, además tu padre te ha dicho que no presentas aun los síntomas.

Asentí, pero sé que se equivoca. Creo que estaré igual de enferma que mi mamá.

Esquizofrenia.

Duele hasta el pensarlo, me asusta y me da escalofríos. Mi madre esta loca y voy por el mismo camino.

─Mi madre dará una fiesta el sábado, ya sabes, por el compromiso de Tommy y Rachel. ─Dijo Daniel al llegar al estacionamiento de la escuela.

Tommy es el hermano mayor de Danny, es el heredero de la empresa familiar y el niño de oro de los Bennett. Hace 2 años conoció a Rachel Woods en la universidad, se enamoraron y se comprometieron la semana pasada.

─Supongo que quieres que vaya contigo. ─Murmuré saliendo del auto.

─Blakie, eres la única persona que no se vería opacada por mi belleza. ─Bromeó Danny.

─Cállate, Daniel, hasta a mi me sonó patético y falso. ─Dije caminando al edificio.

─Bueno, igualmente mi madre te invitó y, ya que no creo que consigas pareja, podemos compartir nuestra miseria. ─Respondió colocando un brazo sobre mis hombros.

Danny era alto, atlético, cabello bronce, un poco bronceado y poseedor de unos impresionantes ojos chocolate, él parecía un modelo de Calvin Clain, obviamente seria acechado por todas las mujeres de la ciudad, sino fuera por su declarada orientación sexual.

─ ¿Cuándo conseguirás un novio, Blakie? ─Preguntó Daniel dedicándome una mirada triste.

Sé que el tiene miedo de que lo intente de nuevo, él cree que si no consigo novio o hago mi vida más placentera, llevaré a cabo de nuevo mis ansías de quitarme la vida, Mildred, mi papá y Danny evitan el preguntarme ¿por que lo hice? o ¿lo volveré a intentar?, eso es lo mejor, sé que no les gustara la respuesta, pero cada vez que ellos ven las marcas de mis muñecas, una bañera o pastillas para dormir lo percibo en sus ojos.

─ ¿Qué ya te cansaste de mi, Danny? ─Pregunté intentando sonar feliz, aun así noté claramente la tristeza que emanó cada una de mis palabras.

─Claro que no, cielo. Si fuera por mí, estarías soltera, así estaríamos juntos al igual que siempre. ─Respondió con tono compasivo, quitó su brazo y tomó mi mano.

─A veces suenas como si fueras heterosexual ¿sabes? ─Dije sonriéndole.

─Cariño, yo cambiaria de bando solo por ti. ─Dijo depositando un beso en mi frente.

─No creo conseguir novio pronto, es decir, ¿Quién en su sano juicio se enamoraría de una persona que ha intentado suicidarse 3 veces? ─Pregunté con sarcasmo.

─Entonces, ve a buscar cita en el área psiquiátrica. ─Respondió molesto, yo sabia que mencionar algo relacionado a esos eventos pasados lo incomodaba.

Ignoré su comentario, sé que eso no era para herirme, pero aun así, es obvio que no se debe hacer bromas sobre locos o manicomios enfrente de alguien que tiene como madre a una enferma mental internada.
Entramos al edifico, mi escuela parecía una gran mansión por fuera, por sus grandes ventanales, su extenso jardín y las hectáreas de bosque en la parte trasera, pero en el interior estaba estructurado como cualquier escuela normal. Lincoln poseía preescolar, primaria, secundaria y preparatoria, así que había varios salones (uno para cada grado), laboratorios (utilizados en experimentos y practicas de ciencias), una piscina, un gimnasio, una cancha de futbol americano, una de soccer, una de basquetbol y una de tenis (obviamente para los equipos oficiales y para la clase de Gimnasia).

La mayoría de los alumnos tenían padres ricos y estaban en Lincoln desde preescolar, así que se conocían casi de toda la vida, eso pasaba conmigo, aunque después, en mi opinión, de estar tantos años con los mismos compañeros producían en mí un aburrimiento.

Danny me acompañó hasta mi casillero y después desapareció. Él estaba en clase avanzada, un geek , solía burlarme. Solo nos veíamos al entrar, en el almuerzo, en clase de gimnasia, en la hora libre y por la salida.

No soy tan inteligente, mi promedio es normal. Todos mis maestros me molestan diciéndome que tendría mejores notas sino me la pasara la mayoría de la clase dibujando en mis cuadernos. Para mi suerte, no tengo vida social y muy escasos amigos, así que puedo estudiar en casa.

Era increíble lo complacida que estaba de continuar con mi rutina, por lo menos hasta la tarde, todo se interrumpía por la visita a mi madre, no es que me molestara, pero aun no me gustaba verla en ese lugar.
Pronto terminare igual, pensaba constantemente al verla. Yo soy ella, mi futuro esta claro, pero nadie quiere verlo.



Última edición por Nany el Dom Mayo 29, 2011 3:11 pm, editado 1 vez

Ver perfil de usuario http://stories-of-a-dark-imagination.blogspot.com/

3 Re: Mental Allusion el Sáb Abr 02, 2011 10:45 pm

me gusta, me gusta, me gusta, me gusta...

Nany esta muy buena la historia Very Happy en serio, espero subas más... y pronto XD neee hehe sube cuando puedas¡!

soy tu primera fan¡!

feliz día



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

4 Re: Mental Allusion el Sáb Abr 02, 2011 11:11 pm

Nany, te lo he dicho y te lo vuelvo a repetir, ¡me encanta como escribes! y la historia esta genial =D... sigue asi y llegaras lejos

Ver perfil de usuario

5 Re: Mental Allusion el Sáb Abr 02, 2011 11:22 pm

Uhhh..... me sonrojo :mato:

Si subire mas, me alegra que les haya gustado xD



Ver perfil de usuario http://stories-of-a-dark-imagination.blogspot.com/

6 Re: Mental Allusion el Dom Mayo 29, 2011 3:09 pm

CAPITULO 2
LAGRIMAS, CHICOS Y LOCOS


Después de dejar a Danny en su casa, me dirigí a la mía para poder cambiarme antes de ir al hospital. Existen cosas que se consideran como ventajas al tener un padre psiquiatra, un claro ejemplo es el poder tomar drogas para casi todo, aunque no es muy agradable, lo digo por experiencia.

Jeremy Hawthorne Jr., ese es mi padre, director de The Mercy Resident, el precioso lugar donde mi madre esta internada, es decir, un lujoso hospital psiquiátrico, un beneficio de eso, son las visitas ilimitadas, buen cuarto para mamá, comida no tan asquerosa y la posibilidad de que mi papá la vea todos los días, lo cual para él es como respirar, necesario para vivir y placentero.

Mis padres se conocieron cuando él comenzó a tratarla por su caso de esquizofrenia, Victoria Brennan, mi madre, fue diagnosticada con esa enfermedad a la edad de 16 años. Mi papá dice que se enamoró profundamente de ella en el momento que entró por la puerta de su consultorio. Sé que él, aun ama a mamá con locura, pero por ahora es malo que estén juntos, en especial, porque ninguno quiere que ella me influencie demasiado.

Toqué el botón de la bocina que estaba al lado de la entrada.

─Buenas tardes. ─Murmuró la voz de Mildred.

─Mildred, soy Blake. ─Respondí acercando el carro un poco más cerca de la reja.

─Enseguida te abro. ─Contestó al mismo tiempo que se abría la verja.

Conduje por el camino de la entrada, el jardín de mi casa (mansión), estaba bordeado con una cerca alta de hierro. Estacioné mi Mercedes al lado del camino.

Caminé los metros que faltaban para llegar a la puerta. Entré a la casa y subí a mi habitación rápidamente. Me dirigí a mi armario, quería verme bien, por extraño que suene. Elegí un vestido negro con bordados en blanco, era de mi madre. Me quité el uniforme y los Converse, deshice mi coleta y sacudí mi oscuro cabello.

Me puse el vestido y tomé unas bailarinas negras. Agarré un brazalete, un broche y un anillo negro. Acomodé el pasador en mi cabello para hacer media cola, me lavé los dientes y coloque maquillaje nuevamente en mis ojeras, además de en mis cicatrices y delineé mis ojos de negro.

Caminé hacia mi cama, me arrodillé y con cuidado saqué la bolsa donde tenía mi pintura. Pinto muy bien, podría decir que excelente. Desde pequeña había talento, pero explotó después de que encerraran a mamá, cada vez que puedo le llevo un boceto o un lienzo para que ella pueda ponerlo en la pared de su habitación.

Bajé las escaleras rápidamente y abrí la puerta principal.
─Ya me voy, Mildred. ─Grité y salí de la casa.

Después de subir al auto conduje hacia el hospital, Haze’s Hollow solo contaba con The Mercy Resident y The Holiday Hospital como instituciones para la salud. El director de The Holiday había muerto hace tres meses de paro cardiaco, mi padre comentaba que deberían buscar jefes más jóvenes, y así lo hicieron, el nuevo director venía de la capital, Edmund o Edward Gray, era el nuevo chisme del pueblo.

Estacioné el auto enfrente de un parque, bajé de él y caminé hacia el edificio de The Mercy. Estaba acostumbrada al hospital, había venido constantemente desde hace 8 años, las enfermeras y los doctores me conocían, así que podía andar por el lugar sin ser vista mal.

Me dirigí directamente al segundo piso, el edificio era como cualquier hospital, como aquí no habían enfermos peligrosos no se ponía demasiada seguridad, solamente una alarma para cada puerta. Yo conocía todas de memoria, bueno, por lo menos de los lugares principales; la entrada, la habitación de mamá, la cocina, los baños, la oficina de papá, la biblioteca, el comedor y la sala común.

Giré a la derecha y entré en el pasillo que mas frecuentaba, pasé 5 puertas y encontré mi favorita: 67. Toqué dos veces, nuestra señal.

─Pasa, Blakie. ─Gritó la dulce voz de mi mamá.

Tecleé la clave en el tablero electrónico, sonó un pitido, lo que quería decir que se había desactivado la alarma, la cual se activaría nuevamente en cuanto cerrara la puerta.

Entré al cuarto, mi madre estaba en su común uniforme: pantalones de ejercicio grises y una camisa blanca. Ella me sonrió, se levantó y me abrazó fuertemente, a veces me preguntaba como es posible que ella estuviera loca, es que parecía tan…..normal.

─Amor, te he extrañado infiernos. ─Murmuró en mi oído.

─Igual yo. ─Respondí sentándome en la cama.

Mamá se veía……exactamente como yo. Cabello negro azabache, tez pálida, solo los ojos variaban, ella los tenia verdes. Deslizó una mano en la mía.

─Cada día estas mas preciosa. ─Dijo sonriéndome.

─Gracias, ma. ─Respondí sonrojándome.

─ ¿Tu padre vendrá? ─Preguntó tímidamente, podía ver esperanza en sus ojos.

─Si, yo llegue antes, supongo que él debe estar en The Holiday o comprando tinte para sus canas. ─Dije bromeando.

─Cierto, ojala a mi me dejen teñírmelo. ─Comentó sonriéndome, pero sabia que ella se sentía triste.

─Tuve otra pesadilla. ─Susurré apartando un mechón de mi cara.

─ ¿Cuántas llevas esta semana?

─2 o 3, no lo recuerdo.¬ ─ Claro que lo recordaba, pero quería que ella creyera que no me importaba.

Ella asintió y observé un poco de preocupación en su rostro.

─No vas a enfermarte, Blake. ─Murmuró colocando un dedo debajo de mi barbilla y obligándome a mirarla de frente.

─No estoy tan segura, me atiborran de drogas y aun así, a veces las oigo y tengo las pesadillas. ─Dije con tono lloroso.

─Linda, no ocurrirá nada, mientras este controlado, pero cuando empeore, necesito que le digas a tu padre y a Mildred. ─Dijo acariciando mi mejilla.

─Yo…solo….estoy asustada. ─Rompí a llorar, ella me abrazó fuertemente y comenzó a pasar su mano por mi espalda. ─No quiero…..no puedo…..yo solo…. ¡Dios Mío! No puedo....mamá.

─Shhh, ya, pequeña. ─Murmuró en mi oído.

─No…yo….no…me siento…normal o….yo solo….sé que soy diferente….pero no quiero serlo tanto….mamá…esquizofrenia….─Balbuceé limpiando con el dorso de mi mano las lagrimas.

─Ya, relájate, no serás como yo. ─Respondió deslizando sus dedos entre mi cabello.

─Tu pareces….tan….sana…. ¿Cómo es posible? ─Sollocé más fuerte.

─Es la medicina, a veces las escucho, pero tengo que ignorarlas, quiero estar mejor para ti. ─Dijo besando mi mejilla.

Me calmé, aun así, me aferré mas a mi madre. En ese momento sonó el pitido de la alarma, lo cual significaba que mi padre acababa de entrar.

─Hola, hermosas. ─Saludó mi padre desde la puerta.

─Linda, ve al baño y acomoda tu maquillaje. ─Susurró mi mamá en mi oído.

Asentí y me levanté, abracé a papá rápidamente y desactivé de nuevo la alarma para salir. Tal vez mi madre daría una explicación por mí.

Caminé por el pasillo, el baño estaba bastante alejado. Giré y seguí caminando con la vista en mis pies. No quería que nadie me viera así, yo no había llorado nunca en publico, mucho menos ahora.

Sentí un golpe contra algo fuerte, levanté la vista rápidamente y enfoqué a un hombre alto, lo rodeé rápidamente, pero este atrapó mi brazo.

─ ¿Estas bien? ─Preguntó con voz profunda.

─Estoy bien. ─Respondí con voz raposa, las lágrimas amenazaban con salir nuevamente.

Zafé mi brazo del apretón de aquel hombre y caminé rápidamente hacia el baño.

─Oye, de ninguna manera se podría decir que estas bien. ─Escuché la voz del hombre detrás de mí.

─Solo, déjame sola. ─Murmuré sonando chillona.

Sus pasos sonaron más cercanos, giré, obviamente me desvié del lugar al que me dirigía, pero por ahora solo quería llorar tranquilamente. Giré un par de veces más y me senté en el suelo recargando la espalda en la pared.

Coloqué mis rodillas a la altura de mi cara y comencé a llorar nuevamente. Dolía realmente el imaginar estar en un lugar así y ver como mi mamá se sentía, ella creía que era inútil en mi crianza, ¿Y si eso ocurría conmigo? ¿Me sentiría igual? O ¿estaría mas enferma que mi madre?

Una mano se deslizó por mi brazo, debía haber llegado mi papá, pero no escuché los pasos por mis sollozos. Él pasó un brazo por mis hombros, yo solo me puse a llorar en su pecho, me abrazó, me acurruqué sin dejar de llorar.

Comenzó a acariciar mi cabello, sin darme cuenta, dejé de llorar, enfoqué la vista en su camisa negra…. ¡Oh, mierda! ¡Mi padre no usa camisas negras!

Me alejé rápidamente y golpeé mi cabeza con la perilla de una puerta.

─Lo lamento… yo solo… ¡Carajo!...disculpe. ─Balbuceé presionando los parpados y sobando mi cabeza.

─Cálmate, yo soy quien no debía hacer eso o por lo menos decir algo. ─Murmuró la misma voz del pasillo.

─Yo solo creí que era alguien más. ¡Mierda! ─Dije limpiando mis ojos con el dorso de mi mano.

Abrí los ojos y localicé al hombre, aunque era mas bien un chico, parecía mayor que yo, aproximadamente de 18 años. Me levanté rápidamente e intente huir, pero el chico sostuvo mi muñeca nuevamente.

─No te preocupes. ─Murmuró poniéndose de pie y sin soltar mi muñeca.

─Yo…solo…tengo que ir al baño. ─Dije nerviosamente y tirando de mi brazo.

─Si es por tu maquillaje, supongo que ya es casi inexistente. ─Dijo sonriéndome.

─ ¡Carajo! ─Grité sin pensarlo, tapé mi boca con mi mano.

─Wow, una linda chica con sucio lenguaje. ─Comentó
guiñándome el ojo.

─Me tengo que ir. ─Retiré mi brazo y comencé a caminar hacia el baño.

─Te gusta huir. ─Gritó el chico detrás de mí.

No miré, seguí andando.

─Despacio, chica. No soy un maldito violador. ─Dijo jugando.

Llegué al baño y entré rápidamente. Vi mi reflejo, mi rostro estaba rojo e hinchado, mi maquillaje estaba embarrado y mi cabello revuelto. Lavé mi rostro y tallé, sequé mi cara con papel del dispensador, salí, esperaba que el tipo no estuviera ahí.

─Si hubiera querido violarte lo hubiera hecho en cuanto entraste al baño. ─Dijo el chico mientras yo salía del baño.

─Esto se podría decir que es acoso. ─Respondí sintiéndome mas tranquila.

─Tu corrías y yo soy caballeroso. ─Murmuró levantándose del suelo.

─Yo escapaba de ti, supongo que no comprendes las indirectas. ─Dije caminando hacia el cuarto de mi madre.

─Y vuelves a huir. ─Comentó el chico detrás de mí.

─Necesito regresar con mis padres. ─Contesté cortantemente.

─Ok, ¿tu eres residente aquí? ─Preguntó el chico caminando a mi lado.

─Nop, tu si eres un nuevo paciente aquí ¿no? ─Dije sarcásticamente.

─Uh, no, ya quisiera, si tu andas por aquí. ─Me sonrió y provocó un extraño mareo en mi estomago.

─Gracioso ¿tu pasatiempo es seguir chicas en hospitales psiquiátricos y después coquetear con ellas? ─Pregunté bromeando.

─No, eres mi primera vez. ─Me dedicó una sonrisa y guiñó un ojo.

─Estoy halagada. ─Respondí sonando antipática.

─Por cierto, ¿Por qué corrías?

─Porque tú me seguías.

─ ¿Soy tan horrible? ─Preguntó colocando una mano en su pecho y pareciendo indignado.

─Por sentido común, cuando un tipo desconocido te persigue en un hospital para enfermos mentales, sin importar que tan apuesto sea, uno debe correr. ─Contesté apartando un mechón de mi cara.

─Bueno, soy Andrew. ─Se presentó y extendió su mano.

─Soy Blake. ─Dije y tomé su mano.

─ ¿Eres voluntaria o algo así? ─Comentó mientras seguíamos caminando.

─Nop, mi madre esta internada aquí. ─Dije concentrándome en no desviarme del camino.

─Ohhh, yo vengo aquí por mi tía. ─Dijo sonando triste.

Seguimos caminando en silencio, aceptándolo, situación muy incómoda.

─ ¿Qué edad tienes? Yo tengo 17 años. ─Comentó Andrew.

─16. ─Respondí sonriendo, parece que no me equivoqué tanto en la edad que supuse.

─No te he visto en la escuela, estoy seguro, un rostro como el tuyo no se olvida. ─Dijo y los dos nos sonrojamos.

─Yo voy a Lincoln. ─Respondí pareciendo snob.

─Ohhh, la de ricos, sin ofender. ─Metió sus manos en los bolsillos de sus pantalones.

─Lo sé. ─Llegamos al pasillo de la habitación de mamá.

─ ¿Cuál es tu apellido? ─Preguntó Andrew.

─ ¿Para que? ¿Me secuestraras? ─Bromeé, él rió.

─No, para poder llamarte o enviarte un correo. ─Dijo y se sonrojó.

─Mmm…..soy la hija del director de este lugar. Hawthorne.

─Claro, el mío es Benson.

─Ok, oye aquí es. ─Dije deteniéndome en la puerta.

─Si, supongo que nos veremos luego. ─Comentó sonando decepcionado.

─ ¿Tienes tu celular cerca? ─Pregunté sintiéndome estúpida y desesperada.

─Claro. ─Rebuscó en sus bolsillos y sacando un pequeño aparato negro desgastado.

─Voy a registrar mi número, solo no hagas bromas telefónicas. ─Dije al ver su cara de confusión y tomé el teléfono.

─No prometo nada. ─Respondió con una sonrisa picara.

Tecleé mi número y se lo regresé, él se despidió, se dio vuelta y desapareció. Ingresé el código en el tablero de la puerta y entré en la habitación. Mis padres no se habían dado cuenta de mí largo tiempo ausente, estaban ocupados hablando entre ellos y coqueteando.

─Lo siento, me perdí. ─Mentí sentándome en una silla arrinconada.

─No importa, corazón. ─Respondió mi madre con un tono enamorado.

─Cariño, Daniel llamó y me pidió que te recordara que pasaras por él mañana. ─Murmuró mi padre.

─Lo sé. ─Comenté sonriendo.

Estaba feliz, por primera vez en meses, no me sentía miserable, hasta parecía que tendría alguna esperanza. Andrew alegró mi día, aunque él no supiera.

Ver perfil de usuario http://stories-of-a-dark-imagination.blogspot.com/

7 Re: Mental Allusion el Dom Mayo 29, 2011 4:04 pm

ME gusta me gusta.

Ver perfil de usuario

8 Re: Mental Allusion el Dom Mayo 29, 2011 9:05 pm

Hola Nany!

Me ha encantado el cap...muy bueno Nany, espero que subas más, ya quier saber que pasara con Blaike Very Happy y el nuevo chico, esperare desesperadamente XD

saludos
cuidate mucho



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario

9 Re: Mental Allusion el Lun Jun 06, 2011 7:00 pm

MAs mas mas mas, es ahora cuando todo levantamoslos brazos y gritamos MAS MAS MAS AMAS MAS MAS MAS

Ver perfil de usuario

10 Re: Mental Allusion el Lun Jun 06, 2011 7:08 pm

Y este es el momento en el que me uno a Lady y gritó MÁS MÁS MÁS MÁS!!! Very Happy



"La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca."
Enrique Heine



Ver perfil de usuario
Nany escribió:
CAPITULO 1
PESADILLA

Las sombras se cernían sobre mí, su repugnante aliento me asqueaba y provocaba la necesidad de vomitar, el aire a mí alrededor me oprimía los pulmones, yo solo quería irme y respirar, pero no podía, mis pies no respondían y mi garganta se negaba a gritar.

Una sombra extendió algo parecido a un brazo, hizo contacto con mi piel, él frío comenzaba a recorrer todo mi cuerpo. Mi cerebro palpitaba rápido y dolorosamente del mismo modo que mi corazón. Cerré los ojos, sentía el aliento de las sombras en mi nuca y algo helado deslizándose por mi columna, apreté con fuerza mi vestido azul, quería que llegara mi papá, él espantaría a las sombras, solo tendría que esperar, tal vez Mildred llegará pronto, las lagrimas se deslizaron por mi mejilla…..

Tic tic tic.

Respiré profundamente, alargué la mano y apagué mi alarma. Tercera pesadilla en una semana, tendría que hablar con Mildred o pedirle a papá otro régimen de “vitaminas”, como le gusta llamarle a mis drogas para la depresión. Mi padre es una reconocido psiquiatra y yo soy su hija loca, la cual se ha intentado suicidar 3 veces en los últimos 7 años, razón suficiente para atascarme de antidepresivos que nublan mi mente.

Me levanté sin prisa, al fin y al cabo tenía tiempo de sobra. Lavé mi cara y mis dientes, me detuve en mi reflejo, gigantes ojeras adornaban mis grandes ojos azules, sonreí, coloqué un poco de maquillaje hasta que se viera mi rostro normal, bueno, lo más normal que se puede con mi extraño cutis pálido.

Salí del baño, me dirigí al armario, el cual se podría decir era una habitación repleta de joyas, ropa, zapatos, diademas, broches, en resumen, todo lo que una adolescente necesita para sobrevivir.

Tomé mi horrible uniforme y me lo puse ahí mismo. Odiaba mi escuela, privada y llena de presumidos niños ricos, como yo, pero con insoportables actitudes, además de una tendencia hacia la crueldad.

Me veía tan bien como se podría con una blusa blanca almidonada, una falda n gris plisada, un jersey negro sin escudo; la escuela creía peligroso bordarlo en los uniformes por la posibilidad de un altercado contra el alumno, es decir, creían que nos robarían por estar en The Lincoln Private School, lo sé, que nombre tan original y creativo, también me había puesto unas botas converse en negro, esto no era estrictamente el uniforme, pero la escuela era un poco flexible por lo mucho que nuestros padres pagan.

Salí del armario, regresé al baño, abrí una de las gavetas que se encontraban debajo de mi lavabo, tomé una cinta amarilla y até mi espeso cabello negro en una cola floja. Mechones se resbalaron sobre mi cara, acomodé las mangas de mi jersey, las cuales eran un poco largas, pero perfectas para darme la seguridad que el corte de mis muñecas, recuerdo de mi segundo intento de suicidio, no se vería.

Bajé a la cocina, Mildred debía estar tomando un café y leyendo alguno de sus libros raros, ella era como mi madre, aunque la verdadera estaba en un hospital psiquiátrico.

─Corazón, Daniel llamó y me pidió que te rogara que pasaras por él. ─Anunció Mildred cuando yo entraba en la cocina.

─ ¿Qué le sucedió a su adorado y lujoso carro? ─Pregunté sirviéndome un poco de café.

─Me dijo, disculpa mi lenguaje, pero estoy usando sus palabras: “Me jo**, mi padre se lo regaló a Tommy.” ─Sonrió y tomó un sorbo de su taza.

─Ok, supongo que eso lo deja claro. ─Murmuré sentándome.

─Aun no puedo creer que Jonathan Bennett sea tan cruel con su hijo, es decir, Daniel solo es homosexual, es buen muchacho y muy inteligente, lo único que me parece incorrecto es su léxico, pero supongo que lo aprendió de Bennett.

Daniel es mi mejor amigo desde el jardín de niños, todo comenzó cuando me cayó jugo de uva en mi vestido, lloré y él me regaló un trozo de chocolate. Él “salió del closet” a los 15 años, su padre le retiró las tarjetas de crédito y lo echó de la casa por una semana, Danny vivió ese tiempo en mi habitación, él es inteligente y muy lindo con todos, pero aun así su padre lo desprecia, supongo que es por lo que los demás dirán sobre su hijo.

─ ¿Papá ya se despertó? ─Pregunté y terminé mi taza de café.

─No, esta descansando, ayer tuvo una sesión de emergencia a media noche, tiene el día libre, así que lo mas posible es que vayan a ver a tu madre y después tal ves te lleve a cenar. ─Respondió encogiéndose de hombros.

─Hoy le llevaré a mamá mi nueva pintura. ─Dije, me levanté y llevé mi taza al lavabo.

─Seria excelente. ─Dijo Mildred sonriéndome.

Mildred es muy hermosa, hace 8 años que llegó a casa, después de que mi madre fuera hospitalizada, tiene alrededor de 40 años o menos, tiene un bonito color miel de cabello y unos grandes ojos chocolate, además se ve muy joven y hace ejercicio todas las mañanas.

─Tengo que terminar de arreglarme y me voy. ─Murmuré, deposité un beso en su mejilla y salí de la cocina con dirección a mi habitación.

─Adiós, cariño. ─Gritó Mildred mientras subía las escaleras de mármol.

Cepillé mis dientes, tomé mi mochila, la colgué en mi hombro y salí de la habitación dirigiéndome al garaje en el primer piso. Entré, oprimí el botón de la alarma de mi auto para desconectarla. Ahí estaba mi precioso Mercedes negro, abrí la cortina del garaje e ingresé al auto.

Conduje hacia la salida, después me dirigí a la casa de Danny. Era otoño, así que las casas estaban adornadas de hojas secas, lo cual me deprimía, tenia que esperar hasta el almuerzo para tomar mis pastillas, en especial porque a esta hora me dormiría.

Sonó “Dog Days Are Over” como mi timbre de llamada, mientras sostenía el volante con la mano izquierda, busqué mi celular con la derecha en mi mochila. Saqué el IPhone, lo sostuve contra mi oreja con la mano izquierda.

─Hola. ─Murmuré al teléfono.

─Hola, Blake, ¿recibiste mi mensaje? ─Respondió la voz de Daniel.

─Si Danny, voy en camino.

─Bien, estoy afuera esperándote, no te tardes mucho Blakie, me molesta estar esperando como idiota. ─Dijo Daniel y colgó.

─Adiós a ti también. ─Dije enojada.

Aumenté un poco la velocidad y giré para entrar en la calle de la familia Bennett, enfrente de la mansión estaba mi mejor amigo caminando en círculos en la acera. Bajé la ventanilla del lado del copiloto y volteé a verlo.

─Buenos días, Danny. ─Saludé sonriendo.

─Buenos días, Blakie. ─Respondió entrando al carro.

─Así que esto será un habito ¿no? ─Pregunté doblando a la derecha.

─Supongo, odio los taxis. ─Dijo y comenzó a revisar mi mochila.

─Creo que hoy iré a visitar a mi mamá. ─Murmuré al cabo de unos segundos de silencio.

─ ¿Vas a llevar la pintura? ─Preguntó dejando a un lado mi mochila .

─Sip. ─Contesté.

Danny sabe del problema de mi madre, él me ha acompañado un par de veces a visitarla.

─Tuve otra vez la misma pesadilla. ─Murmuré con voz temblorosa.

─Blakie, relájate, no pienses que terminaras como tu madre. ─Respondió y acarició mi brazo.

─Ella comenzó así, es genético ¿lo sabes?

─No te ocurrirá, además tu padre te ha dicho que no presentas aun los síntomas.

Asentí, pero sé que se equivoca. Creo que estaré igual de enferma que mi mamá.

Esquizofrenia.

Duele hasta el pensarlo, me asusta y me da escalofríos. Mi madre esta loca y voy por el mismo camino.

─Mi madre dará una fiesta el sábado, ya sabes, por el compromiso de Tommy y Rachel. ─Dijo Daniel al llegar al estacionamiento de la escuela.

Tommy es el hermano mayor de Danny, es el heredero de la empresa familiar y el niño de oro de los Bennett. Hace 2 años conoció a Rachel Woods en la universidad, se enamoraron y se comprometieron la semana pasada.

─Supongo que quieres que vaya contigo. ─Murmuré saliendo del auto.

─Blakie, eres la única persona que no se vería opacada por mi belleza. ─Bromeó Danny.

─Cállate, Daniel, hasta a mi me sonó patético y falso. ─Dije caminando al edificio.

─Bueno, igualmente mi madre te invitó y, ya que no creo que consigas pareja, podemos compartir nuestra miseria. ─Respondió colocando un brazo sobre mis hombros.

Danny era alto, atlético, cabello bronce, un poco bronceado y poseedor de unos impresionantes ojos chocolate, él parecía un modelo de Calvin Clain, obviamente seria acechado por todas las mujeres de la ciudad, sino fuera por su declarada orientación sexual.

─ ¿Cuándo conseguirás un novio, Blakie? ─Preguntó Daniel dedicándome una mirada triste.

Sé que el tiene miedo de que lo intente de nuevo, él cree que si no consigo novio o hago mi vida más placentera, llevaré a cabo de nuevo mis ansías de quitarme la vida, Mildred, mi papá y Danny evitan el preguntarme ¿por que lo hice? o ¿lo volveré a intentar?, eso es lo mejor, sé que no les gustara la respuesta, pero cada vez que ellos ven las marcas de mis muñecas, una bañera o pastillas para dormir lo percibo en sus ojos.

─ ¿Qué ya te cansaste de mi, Danny? ─Pregunté intentando sonar feliz, aun así noté claramente la tristeza que emanó cada una de mis palabras.

─Claro que no, cielo. Si fuera por mí, estarías soltera, así estaríamos juntos al igual que siempre. ─Respondió con tono compasivo, quitó su brazo y tomó mi mano.

─A veces suenas como si fueras heterosexual ¿sabes? ─Dije sonriéndole.

─Cariño, yo cambiaria de bando solo por ti. ─Dijo depositando un beso en mi frente.

─No creo conseguir novio pronto, es decir, ¿Quién en su sano juicio se enamoraría de una persona que ha intentado suicidarse 3 veces? ─Pregunté con sarcasmo.

─Entonces, ve a buscar cita en el área psiquiátrica. ─Respondió molesto, yo sabia que mencionar algo relacionado a esos eventos pasados lo incomodaba.

Ignoré su comentario, sé que eso no era para herirme, pero aun así, es obvio que no se debe hacer bromas sobre locos o manicomios enfrente de alguien que tiene como madre a una enferma mental internada.
Entramos al edifico, mi escuela parecía una gran mansión por fuera, por sus grandes ventanales, su extenso jardín y las hectáreas de bosque en la parte trasera, pero en el interior estaba estructurado como cualquier escuela normal. Lincoln poseía preescolar, primaria, secundaria y preparatoria, así que había varios salones (uno para cada grado), laboratorios (utilizados en experimentos y practicas de ciencias), una piscina, un gimnasio, una cancha de futbol americano, una de soccer, una de basquetbol y una de tenis (obviamente para los equipos oficiales y para la clase de Gimnasia).

La mayoría de los alumnos tenían padres ricos y estaban en Lincoln desde preescolar, así que se conocían casi de toda la vida, eso pasaba conmigo, aunque después, en mi opinión, de estar tantos años con los mismos compañeros producían en mí un aburrimiento.

Danny me acompañó hasta mi casillero y después desapareció. Él estaba en clase avanzada, un geek , solía burlarme. Solo nos veíamos al entrar, en el almuerzo, en clase de gimnasia, en la hora libre y por la salida.

No soy tan inteligente, mi promedio es normal. Todos mis maestros me molestan diciéndome que tendría mejores notas sino me la pasara la mayoría de la clase dibujando en mis cuadernos. Para mi suerte, no tengo vida social y muy escasos amigos, así que puedo estudiar en casa.

Era increíble lo complacida que estaba de continuar con mi rutina, por lo menos hasta la tarde, todo se interrumpía por la visita a mi madre, no es que me molestara, pero aun no me gustaba verla en ese lugar.
Pronto terminare igual, pensaba constantemente al verla. Yo soy ella, mi futuro esta claro, pero nadie quiere verlo.
Very Happy

Ver perfil de usuario

12 Re: Mental Allusion el Sáb Jun 18, 2011 12:45 pm

Miauu...que lindas, amoro que les guste mi libro, no subiere por ahora capitulo, mi computadora esta muerta :*^*: al menos temporalmente, digamos esta en estado vegetativo (?) alli tengo la historia con correcciones y todo, para la proxima semana resucita y pongo el tercero xD

Acepto sugerencias para la historia, gracias por leer y aposharme, las quero locas



Ver perfil de usuario http://stories-of-a-dark-imagination.blogspot.com/

13 Re: Mental Allusion el Jue Ago 18, 2011 10:01 pm

Nany!!!!!! que te poasiooooo donde estassss????

Ver perfil de usuario

14 Re: Mental Allusion el Lun Jul 09, 2012 5:05 pm

silent

Ver perfil de usuario

Contenido patrocinado


Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.